jueves, 22 de septiembre de 2016

La Amistad (III)




Hola, de nuevo, a los lectores asiduos y nuevo hola para los que se estrenan. Hoy, terminamos con el tema de la amistad. Ojalá la mayoría de vosotros tengáis una o varias relaciones así. Pero la mayoría de las personas que consideramos amigos son en realidad CONOCIDOS, es decir, personas por las que sentimos afinidad, de las que podemos saber cómo piensan y pedirles ayuda, pero no nos inspiran confianza profunda. No nos alegramos cuando triunfan o tienen suerte como si nos pasara a nosotros.

Otra de las relaciones que confundimos con la amistad es la SOLIDARIDAD COLECTIVA. Son personas a las que llamamos “amigos” porque están de nuestra parte: creen lo mismo que nosotros, defienden las mismas ideas que nosotros... mientras los “enemigos” están al otro lado. Pero esto no constituye una auténtica amistad.

Una confusión más… Hay relaciones que se llaman de “amistad”, pero se guían por el provecho, ya sea en los negocios, en la política,… En realidad, se llaman RELACIONES DE ROL. Este tipo de vínculo dura lo que duran los beneficios.

También hay SENTIMIENTOS AMISTOSOS, personas con las que estamos a gusto, que nos resultan simpáticas y admiramos. Pero se trata, con frecuencia, de estados emotivos frágiles o superficiales. Pero LA AMISTAD, CON MAYÚSCULAS es un sentimiento sereno, trasparente, hecho de fe y confianza. Ser amigos auténticos es querer el bien del otro, desear hacerle el bien y ver y sentir que nuestros sentimientos son correspondidos.

Corren malos tiempos para la amistad. Nuestra forma actual de vivir hace difícil que creemos vínculos auténticos con quienes nos rodean: las prisas, la competitividad, evitar riesgos y dolor.

Podemos ponernos en contacto más rápida y cómodamente, gracias a la tecnología, móviles, internet, e-mail,.... Ya casi no cuentan las distancias. Pero cada vez hay más gente que se siente sola; hablan, conocen mucha gente,... pero no se comunican realmente. Tenemos conocidos, pero cuando necesitamos compartir sentimientos, no encontramos quien nos escuche y nos comprenda. Hay  pocos amigos auténticos

Las relaciones que se desarrollan vía internet favorecen que gente tímida pueda relacionarse y también favorece la expresión emocional ya que existe el anonimato. Pero, ¿un amigo lo es si es anónimo? ¿Podemos contar con la sinceridad de la amistad y de las emociones y características que se muestran? ¿Qué ocurre en nuestra sociedad para que tengamos que escondernos detrás de una pantalla? (en el mejor de los casos. En el peor nos escondemos detrás de otra personalidad).

Sin reconocer que puede haber ventajas en otras formas de relación, yo abogo por las relaciones cara a cara y por relaciones auténticas:

  • Interésate por los problemas de la gente sinceramente. Haz un esfuerzo por salir de tu “yo” para conocer e interesarte por los demás.
  • Escucha y anima a los demás para que hablen de sí mismos.
  • Alaba, de forma honesta, sus virtudes; cuida y alimenta su estima.
  • Sé generoso y comparte.
  • Cuida los sentimientos de los que te rodean cuando hables, poniéndote su lugar.
  • No juzgues e intenta comprender.
  • Intenta tratar a las personas de igual a igual.
  • Quiere a la gente y procura hacerles sentir importantes para ti de forma sincera.

- ERRORES QUE ROMPEN LAZOS DE AMISTAD -

1. LA AMISTAD ES RECÍPROCA
Se basa en la confianza, la aceptación y el respeto mutuo. No es algo personal, no monopolices la relación.

2. LOS AMIGOS NO TIENEN DEBERES
Si quieres hacer algo por un amigo, hazlo sin esperar que él te devuelve nada a cambio. Es un regalo que haces sin esperar contrapartida; lo haces, sencillamente, porque quieres que tu amigo se sienta a gusto, consiga un objetivo o resuelva un problema.

3. LOS AMIGOS NO TIENEN QUE CUMPLIR CON NUESTRAS EXPECTATIVAS
Cuando un amigo no actúa como esperabas, no quiere decir que te haya fallado. Tendrá sus motivos para comportarse como lo ha hecho, y debes aceptar su forma de ser. Él no tiene por qué preguntarte cómo deseas tú que se comporte.

4. LOS AMIGOS PUEDEN TENER OTROS AMIGOS
¿Qué es eso de querer exclusividad en una relación amistosa? Es una postura egoísta, que solo te hará daño a ti mismo. Hay que aceptar y comprender que las personas no somos propiedad de nadie y no se puede disponer de alguien a nuestro antojo.

5. LOS AMIGOS NO TIENEN QUE ADIVINAR LO QUE NECESITAS
Un amigo no es un vidente. Si te encuentras mal, pero no lo manifiestas, nadie se va a dar cuenta de que nos vendría bien hablar del problema o compartir nuestros sentimientos.

6. SI QUIERES SABER ALGO DE UN AMIGO, PREGÚNTASELO
No bases tu modo de actuar en suposiciones ni en comentarios que hayas oído en alguna parte. Es mejor que hables con tu amigo, que le escuches, que confíes en él y aceptes lo que te diga.

7. NO CONVIERTAS LA AMISTAD EN DEPENDENCIA
Se necesita a alguien porque se le quiere, no se le quiere porque se le necesita. La vida de un amigo discurre independientemente de la tuya, aunque cuando se comparten experiencias la amistad se enriquece.


Y esto ha sido todo sobre lo que quería contaros sobre la amistad. Espero que tengáis grandes amigos y compartáis con ellos momentos únicos. En las próximas semanas compartiré nuevos temas que espero sean de vuestro interés.

Un abrazo de 20sg para cada lector.
Ángela Carrera
Psicóloga Clínica
Directora de CIPSA

No hay comentarios:

Publicar un comentario